lunes, 13 de marzo de 2017

Mis indispensables

Hola, soñadores.

Aprovecho esta nueva entrada para recordaros que el día 22 de marzo estaré en la Casa del Libro de la Calle Fuencarral presentando mi novela El Guardián entre los mundos. Además, hoy me gustaría hablaros un poco de mi método de trabajo. Me considero una persona bastante disciplinada y aunque puedo (en la medida de lo posible) escribir en cualquier sitio hay cosas que siempre deben estar en mi mesa de trabajo. Si os parece, ahora las descubrimos juntos.

Lo esencial para ponerse a escribir es tener bolígrafo y papel. Puedo plasmar mis ideas directamente en el ordenador, pero el hecho de hacerlo de esta manera me inspira muchísimo más. Además, tengo la posibilidad de hacerlo en cualquier momento. Siempre llevo conmigo un pequeño cuaderno y un bolígrafo porque nunca se sabe cuando puede llegar una idea fantástica. El metro, el autobús, el paseo diario o las visitas a cualquier lugar pueden ser una ocasión perfecta para recolectar datos. Nunca se sabe que puedes perderte por no contar con estos dos utensilios de trabajo.

En mi caso, soy capaz de escribir con ruido de fondo (en los medios de transporte que suele utilizar oyes de todo, incluso conversaciones a todo grito en las que no tenías ningún tipo de interés) pero prefiero el silencio. Me gusta sentarme en mi habitación y escribir a ordenador o a mano lo más tranquila posible. En algunos casos, escenas para las que me pueda venir una banda sonora, busco canciones que me motiven y las escucho mientras le ruego a mi Musa que no me abandone. Música ambiente o baladas suelen ser mis favoritas. Aunque las BSO de Piratas del Caribe y El Señor de los anillos me hayan venido de perlas en batallas o escenas de acción.

Además de esto, me encanta tener una bebida a mano. Cuando estoy acatarrada, el agua es mi mejor compañera. Pero una taza de café, té o cacao son mis favoritas. El sabor dulce del chocolate, la fuerza del café o la fusión del té me ayudan a concentrarme. Si esto lo acompañamos de una fruta, galletas o algún dulce, tengo mi mezcla perfecta. 


Dejando el teléfono móvil relativamente de lado (mis redes sociales deben estar al día en la medida de lo posible) y con cierta predisposición a concentrarme, creo que tengo el espacio perfecto para ponerme a trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada